El calor infrarrojo irradia a través de un emisor perforado de acero inoxidable que está colocado bajo las parrillas y sobre los quemadores. Así se eliminan las llamaradas y la temperatura es uniforme en toda la superficie de la parrilla. Su amplio rango de temperaturas permite obtener un calor intenso para SELLADOS, así como poder asar a fuego lento. Los resultados son más sabrosos y jugosos.